29 dic. 2011

Capítulo #12


Y ahora me veo aquí, postrada en una cama.
Enganchada a la vida por millones de cables.
Respirando a través de una máquina.
Pálida, sin color como un muerto-viviente.
Me recuerdo a los Cullen, quizás ahora venga alguien a chuparme la sangre, y no volveré a sufrir jamás.
No entiendo por qué todos están tristes, no me pasa nada.
Tengo una mala apariencia, eso es todo. Solo estoy descansando, estaba agobiada y me he cogido unas ‘’vacaciones’’.
Les diría, que no lloren, que dentro de unas horas estaré con ellos. Pero, no tengo voz…
Es como un eco, grito pero… ¡Nadie me escucha!
Está bien, voy a dejarme llevar durante un momento. 
Pero, ¿Yael? 
Por qué no está a mi lado Airanne.
Por qué no lo llamas, y le dices que lo espero, que no voy a volver hasta que esté a mi lado.
Y, le diré que lo amo; Lo juro.
Hasta no decírselo, prometo no marcharme, incluso después tampoco.
Necesito sonreír a su lado, y besarlo.
Llámalo Airanne, llámalo y volveré, claro que lo haré.
Gracias, amiga, Gracias por estar ahí siempre.
Agárrame la mano y prométeme que no te iras nunca.