16 nov. 2011

Capítulo #11

-¡Eunize!, ¡Eunize! Despierta... ¡Profesora! - gritó aterrorizada Airanne.
-¿Qué pasa joder? - llegó sofocado Yael.
-Eunize... cayó en rotundo de repente, estabamos hablando y... ¡Profesora!
Se formó todo un corral al rededor de Eunize.
Unos realmente preocupados otros, simplemente por el morbo de la curiosidad.
-Joder, llamad a alguien - gritó al aire Yael.
-Eh, que pasa aquí - al fin llegó el profesor.
-Ella, parece que se desmayó.
-Una ambulancia, rápido.
Todos sus amigos estaban histéricos, y los segundos le parecían años.
Acompañaron a Eunize en la ambulancia:
Yael, Airanne y Robert.

En el camino al hospital todos estaban nerviosos.
Airanne se atrevió a decir lo que todos pensaban:
-Doctor, se pondrá bien, ¿verdad?
-De momento está fuera de peligro, pero... aún está inconsciente. No sabemos lo que le puede pasar, le haremos algunas pruebas, quizás esté ingresada unos días, pero tranquilos... - los calmó el asistente de ambulancia - bueno, supongo que deberíais llamar a algún familiar de esta chica, a su madre, o a su padre...
-Verá, su madre... no está en casa, y es casi imposible de localizar, y su padre... no estoy segura de que pueda venir...
Segundos después un llanto rompió por completo el silencio. Robert abrazó a su chica, pero... no era ella. Era Yael.
-Todo ha sido por mi culpa, no tenía que haberle... Lo siento Airanne.
Las palabras salían entrecortadas de la boca de Yael, las lágrimas no le dejaban continuar.
Antes de que terminase la frase, ya habían llegado al hospital y los médicos corrían para atender a Eunize.

2 comentarios: