12 nov. 2011

Tanto que pensar y tampoco que hacer... 
El corazón latiendo a dosmil por hora, las piernas temblando y los ojos derrochando lagrimas.
Esa era mi imagen aquel día, perdida en un mundo tan extraño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario